La forma más cómoda de ir de vacaciones con niños

Aunque parezca pronto para empezar a programar las próximas vacaciones de verano 2015, muchos padres están ya dándole vueltas al destino, el alojamiento y los billetes de avión. Darse prisa organizando tiene premio, ya que es ahora cuando la mayor parte de las grandes cadenas hoteleras sacan sus mejores descuentos: niños gratis, reserva anticipada… Y, además, es siempre mucho más fácil encontrar ahora el alojamiento que uno realmente quiere que no más tarde, cuando las plazas ya casi se han agotado y la disponibilidad es reducida.

Esta antelación en la organización de las vacaciones es, si cabe, aún más importante cuando se viaja con niños o con todos los miembros de la familia (abuelos, sobrinos, tíos…) ya que la flexibilidad es muchísimo menor si uno tiene a otros a cargo.

Una forma muy cómoda de plantearse las vacaciones en familia es empezar pronto a organizar, pero también elegir un destino lo más compatible con todos los que vayan a formar parte de ese viaje. Andalucía, el Levante español, Canarias o Mallorca son siempre buenas opciones ya que combinan todo tipo de posibilidades de ocio: turismo activo, deportes acuáticos, una nutrida agenda cultural para niños y mayores, lugares interesantes para visitar, parques temáticos, gastronomía…

Flintstone Hotels by Sol Hotels

Flintstone Hotels by Sol Hotels

Una vez elegido el destino, el alojamiento se convierte en una prioridad, incluso por delante de los billetes de avión, tren o la ruta en coche. Los hoteles para familias en Ibiza, los resorts de playa en Tenerife, los hoteles temáticos para niños en Mallorca… Todos ofrecen servicios especializados en los que viajan con críos y desean disfrutar también de sus propias vacaciones.

Si te sientes identificado y buscas unas vacaciones con niños compatibles con tu descanso, tendrás que garantizarte un hotel con animación para los pequeños, servicios de canguro, parques infantiles y talleres. Mallorca es, en este sentido, uno de los destinos turísticos en los que se pueden encontrar algunos de los mejores hoteles para familias. Allí podrás elegir entre hoteles con mini club en Playa de Muro, en la zona norte de la isla, y hoteles con mini club en la Playa de Palma, a tan solo 2 minutos del Aeropuerto y a unos 10 minutos del centro de la capital balear.

Pero, además de servicios para niños, es necesario que busques un alojamiento que te dé libertad y propuestas de ocio adaptadas a esos ratos de tiempo libre que tendrás mientras los pequeños disfrutan en el miniclub o en la playa. Así, en tu lista puedes incluir hoteles de golf en Llucmajor, Mallorca; resorts familiares en Lanzarote y hoteles en Jandía con zonas reservadas para adultos.

Selecciona hoteles con habitaciones familiares, comunicadas o dobles con literas o supletorias porque te darán la ventaja de tener siempre cerca a los tuyos con un plus de espacio. Asimismo, procura que el hotel esté cerca de los principales centros de comunicación de tu destino, para poder contar con una buena red de transporte público que te permita moverte con comodidad.

Una vez tengas seleccionado el resort de tus vacaciones, podrás elegir los vuelos. Muchas compañías ofrecen ahora descuentos para familias numerosas a los principales destinos de playa de España, especialmente a las islas. Optar por viajar en coche también es una opción si te has decantado por un hotel en Andalucía o en el Levante, pero procura que la ruta no sea demasiado larga. Recuerda que tus vacaciones empiezan en el minuto uno de tu viaje, no solo cuando has llegado a destino.

Turismo con niños

Incluso en plena crisis, nadie escatima en gastos cuando se trata de asegurar lo mejor para sus hijos. En esta línea no sorprende que el turismo familiar se mantenga en auge en toda Europa y, de forma especial, en España, dado que nuestro país es uno de los destinos principales para los europeos que viajan con niños. La especialización de la oferta hotelera y complementaria para este segmento turístico avanza también al mismo ritmo, creando toda una red de servicios adaptados hasta el más mínimo detalle en garantizar unas vacaciones cómodas, seguras y divertidas para todos los miembros de la familia.

Las cifras anuales de turismo indican que el turismo familiar representa entre el segundo y tercer nicho de mercado en nuestro país, por detrás del turismo de parejas, y contempla solamente a aquellos que viajan con niños menores de 18 años –edad que, poco a poco, se va reduciendo a los 16, cuando los adolescentes empiezan a querer marcar distancia con sus padres y viajar con sus amigos-. El gasto medio es muy variable en este segmento, ya que cubre un abanico tan amplio que puede llevar desde el más escueto low cost al lujo más exuberante.

La mitad de los turistas que acuden a nuestro país de vacaciones viajan en familia, un dato que se confirma sobre todo en comunidades especialmente vinculadas al turismo familiar como pueden ser Andalucía y Cataluña. Ésta última, de hecho, es una de las primeras regiones de Europa que cuenta con un sello propio que la acredita como destino preferente para familias.

La pega más importante del turismo familiar es su gran estacionalidad, marcada por las vacaciones de los niños y sus necesidades. Los grandes viajes se concentran en verano, entre julio y agosto, siendo las últimas semanas de agosto –sobre todo en el caso español- las menos propicias ya, dado que muchos padres prefieren volver con tiempo a sus casas para preparar con calma la vuelta al cole. No obstante, cada vez son más las familias que apuestan por viajes cortos a lo largo del año y aprovechan hasta los puentes de 4 días para una escapada. Cerca y cómoda, eso sí.

Planes family, nuevos servicios y gratuidades en las aerolíneas, promociones especiales de alojamiento gratuito para niños, adaptación de infraestructuras hoteleras… El sector ha trabajado (y sigue trabajando) muy duro por conquistar a este segmento siempre fiel a esos destinos de sol y playa que nunca fallan. De ahí que las grandes cadenas hoteleras, de ocio y de restauración apuesten fuerte por la reconversión de destinos maduros familiares para poder garantizar esta misma bonanza en el futuro.

De esta línea de trabajo han surgido hoteles temáticos para familias tan valorados como los hoteles Picapiedra de Sol Hoteles; los hoteles con miniclub en Mallorca, hoteles en Lanzarote para niños o los alojamientos que son parques de atracciones auténticos. También hay una creciente labor por incorporar a los hoteles Todo Incluido en Fuerteventura servicios compatibles para padres y niños, creando dentro de estos típicos resorts para familias en Jandía exclusivas zonas para adultos.

La playa suele ganar a la montaña siempre que se trata de viajar con niños. Así, los destinos preferidos por las familias en nuestro país son las islas, tanto Baleares como Canarias –éstas con la ventaja de que ofrecen sol todo el año-, y la zona de Levante y Andalucía. Británicos, alemanes, francés y nórdicos son los más habituales, aunque en los últimos años, gracias a nuevas conexiones aéreas creadas especialmente para la temporada de verano, se han sumado a esta tendencia italianos, suizos y rusos. Optar por un buen hotel en Mallorca para niños, un hotel Todo Incluido en Cala Ratjada o un hotel con miniclub en Playa de Muro, siempre es una buena elección: todos los alojamientos en estas zonas están perfectamente equipados, bien comunicados y ofrecen un entorno seguro y tranquilo.

Pero las vacaciones en familia se planean no en función del destino propiamente dicho, como sí sucede cuando se viaja en pareja o con amigos, ya que las motivaciones de viaje en familia son principalmente una: ofrecer una opción de relax, ocio y diversión a todos los miembros de la familia, especialmente los niños. No obstante, cada vez más, se buscan alternativas que permitan converger gustos y de ahí surgen toda esa nueva línea de hoteles con spa en Fuerteventura, hoteles spa en Tenerife… similares a los exclusivos hoteles solo adultos en zonas como Illetes, en Mallorca, pero con una interminable gama de actividades y atenciones para que los pequeños se diviertan a su aire mientras los padres se relajan de verdad.