El Museo del Mundo Marino de Matalascañas

Uno de los principales atractivos que el viajero se podía encontrar en la región onubense de Matalascañas y Caño Guerrero era el Museo del Mundo Marino, que se cerró al público por falta de financiación en 2012 y que, según anunció el pasado año el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el objetivo es que vuelva a reabrir sus puertas en un futuro pero con un enfoque más amplio y vinculado al Parque Nacional de Doñana.

Situado justo en el Parque Dunar de Matalascañas, ofrecía un recorrido lúdico que permitía acercarse a la vida que se oculta bajo las aguas del golfo de Cádiz. Fue inaugurado en 2002 y contaba con interesantes reproducciones de cetáceos en tamaño real que, después del cierre del museo, fueron llevadas a Sevilla, donde ahora se pueden visitar en la Casa de la Ciencia de la capital hispalense. Si planeas una escapada a Sevilla con niños, no deberías perdértelo.

Si en lugar de Sevilla, tu destino de vacaciones en Matalascañas, en Huelva, esta zona ofrece grandes oportunidades para disfrutar sobre todo si se viaja en familia, a pesar de que el Museo Marino ya no siga abierto. La gran playa de Matalascañas, su mítico faro, las impresionantes aguas del Golfo de Cádiz y todo el entorno de Doñana se mezclan en un destino cómodo y lleno de servicios: hoteles y apartamentos en la propia playa de Matalascañas, restaurantes y tabernas típicas andaluzas en los diferentes sectores que integran la región, campo de golf, centros comerciales, parques infantiles…

Deja un comentario

dos × 1 =