El verano huele a Mediterráneo

La Costa Brava, las playas de Barcelona, Calella, las Baleares… El Mediterráneo es sinónimo de verano, de cálidas noches y largos días de sol marcados por esa intensa luz que solo se puede disfrutar en este mar en calma, hecho a medida de las vacaciones en familia y las escapadas de relax en pareja.

Calella Costa Barcelona

Elegir un punto de su hermosa costa es complicado, ya que existen lugares para todos los gustos: desde bulliciosas localidades llenas de vida, servicios turísticos de todo tipo y un largo etcétera de actividades al aire libre, a las zonas más recogidas, con calas escondidas, espacios pensados para desconectar del mundo y perderse en plena naturaleza.

Una de las zonas más bellas del Mediterráneo,  precisamente debido a su riqueza natural, es la costa de Mallorca, isla en la que el viajero puede disfrutar de mil y una experiencias: relax en la playa, turismo activo en la Sierra de Tramuntana –declarada recientemente Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO-, noches de glamour y fiestas de lujo en rincones como Port Adriano, Puerto Portals, toda la costa de Calvià y Andratx o diversión familiar con garantías y seguridad en Santa Ponsa, Palma Nova o Playa de Palma.

Mallorca escapadas pareja

Las conexiones con la isla son magníficas con toda Europa y los hoteles en Mallorca ofrecen todo tipo de prestaciones y servicios adaptados a cada viajero: desde hoteles familiares en El Arenal a hoteles para grupos en Playa de Palma pasando por encantadores hoteles en Santa Ponsa.

Los hoteles en la costa de Barcelona  o en la Costa Brava son otra opción ideal para disfrutar de unas vacaciones de relax en el Mediterráneo. La comodidad de las conexiones por carretera con ambos puntos y la cercanía de una gran urbe como Barcelona dan un plus a estas ubicaciones, sobre todo en lo que respecta al turismo familiar.

Calella, Santa Susanna, Pineda de Mar, Malgrat de Mar o Lloret son destinos clásicos que nunca defraudan cuando uno va buscando Mediterráneo. Todos ellos destacan por sus hermosas playas y, sobre todo, su ambiente tranquilo y familiar que recuerda a esos pueblos de verano en los que cada año se reúnen las familias con niños para disfrutar el mar.

Familias Costa Brava

Los hoteles en Calella o Pineda de Mar suelen contar con precios muy competitivos y una alta calidad tanto en las instalaciones como en la gastronomía y actividades para los niños. Muy similares son los hoteles en Malgrat de Mar, pensados para el descanso, diseñados con sencillez y máxima comodidad para adaptarse a todas las necesidades del visitante, de cualquier edad y en cualquier época del año.

Deja un comentario

cinco − uno =